domingo, 28 de noviembre de 2010

requiem for a tear

dime, si mi corazón dejase de latir que harías...
imagina por un instante que dejo de existir y acaban nuestros encuentros cada fin de semana.
mi cuerpo inundado por el alcohol me recuerda a aquella mujer que un día me lo dio todo,
pero ahora pienso con más lucidez.
ahora me planteó el hecho de porqué razón soy así.
yo que nunca tuve el cariño de una familia unida necesito del tuyo, un cariño que me de calor cada día y me recuerde que puedo llegar a ser importante. supongo que por eso dependo de tanta  gente, porque me faltó  el cariño y ahora me resguardo en el tuyo.
pero imagina por un instante que el momento se acaba... a veces me pregunto como podría salir adelante.
y siendo yo una persona tan dura en apariencia, pero tan blanda en el fondo, seguro me desmoronaría y lo dejaría todo.
y esos domingos, tan fríos, que calan hasta en los huesos, y que dejan ese frío hasta el viernes cuando te vuelo a ver, parecen infinitos.
más tengo sueño, y supongo que debería cerrar los ojos y dejar de pensar en cosas negativas, pero la experiencia de mi vida, me ha hecho sentir de ese modo las cosas que me rodean, y hasta cuando duermo siento que me abandonas.
y si tu me dejas, si tu me dejas sola en el camino, creo que nadie me tenderá su mano, y sucumbiré en un infierno en el que jamás me dejarán ver tu rostro.
entonces, nunca despertaré  de esta pesadilla, si tu me dejas, el cariño que nunca me dieron se desvanecerá, porque fuiste la única persona que supo darme todo sin pedir nada a cambio.
fuiste esa llama que me hizo creer en los sueños y en que éstos pueden hacerse realidad.
supongo que fuiste un ángel enviado por ella, para cuidarme y darme el cariño que ella, incluso intentándolo nunca consiguió darme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario