miércoles, 17 de noviembre de 2010

haciendo amigos

hoy te tomo la palabra querido javi, mejor dicho, te tomo uno de tus relatos, pero lo plasmo desde mi propia experiencia y con gran dolor, dolor de cabeza el que tengo.
recuerdo que escribiste sobre esos molestos parásitos que se infiltran en tu cabeza y te ponen de mala ostia, se infiltran hasta en tus ideas.
pues hoy quiero dedicarte, y dedicarles a ellos esto que escribo.

anoché me acosté con alegría y mil pensamientos que me ayudan a coger el sueño, pero el picor me molestaba y me impedía pensar, y en vez de agarrar el sueño, agarré a un visitante inesperado.
grité mirándolo fijamente y con los ojos entrecerrados lo aplasté entre mis uñas y reí al ver su agonía.
me dije, " bien, ahora cojamos el sueño que mañana tengo una gran batalla por delante"
pero claro, el sueño era imposible de coger.
cuando me levanté a la mañana siguiente, di unos toquecitos en mi cabeza para despertarlos, los malditos cabrones con el perdón de la palabra se dieron una buena fiesta a costa de mi sangre como si de vampiros se tratasen , y supuse que debían de estar cansados, por eso decidí joderles el sueño.
cuando comprobé que despertaron, me armé de valor y cogí el arma letal.
PERMETRINA, que de letal una mierda, porque los muy caradura lo resisten todo, lo peor no son ellos, son los huevos, que me hechan demasiado, y eso me pone encendida, porque más huevos que yo no tiene nadie.
después de varias horas dejándolos agonizando con el vapor de mir querida arma letal, los enjuagué con agua y les dediqué un adiós mientras se caían por el desague.
y cuando creía respirar tranquila....
de nuevo ese maldito picor, y de nuevo mi mal humor, de nuevo... se estaban montando una fiesta a modo de celebración, celebraban su victoria...
pero de victoria nada, porque por hoy habrán vencido, pero claro, no se imaginan lo que les espera mañana... mañana me levantaré temprano para pillarlos desprevenidos, y poder hacer mi blitzkrieg sin que se lo esperen, mañana tendré mi victoria asegurada, y cuando los vea enterrados a todos, entonces javier, prometo invitarte a una jarra de tinto, para dedicarte este relato y nos hechemos unas risas a costa de estos nuevos amigos.
porque claro, hoy están en mi cabeza, quien sabe... debeis de estar alerta, quizás mañana estén en la vuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario