miércoles, 10 de noviembre de 2010

estaba desesperada... y ayer por la noche me dije que ya no podía más, fue cuando las lagrimas me visitaron de nuevo.
entonces te llamé y lloré aún más porque tu también llorabas al otro lado del teléfono, diciéndome que no sabias como ayudar.
es que no puedes ayudarme, creo que nadie puede a estas alturas, porque ni tan siquiera yo se que me pasa.
pero lloro, y me lamento, en silencio... tus palabras me dolieron, me dijiste depresiva... y si lo soy? yo no tengo culpa de eso., es la vida.
quizás ahora la suerte me sonría, que parece que quiere hacerme reír por instantes, y si así es, que me haga reír hasta morir de la risa.
Y LA VIDA ME ACUNARÁ EN SU SENO, y tu podrás ayudarme a hacer de mi vida un mundo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario